CONGRESO AMPLIÓ LA PENA MÍNIMA EN CASOS DE FEMINICIDIO, PENA MÍNIMA SERÁ AHORA DE 20 AÑOS DE PRISIÓ

CONGRESO AMPLIÓ LA PENA MÍNIMA EN CASOS DE FEMINICIDIO, PENA MÍNIMA SERÁ AHORA DE 20 AÑOS DE PRISIÓ
CONGRESO AMPLIÓ LA PENA MÍNIMA EN CASOS DE FEMINICIDIO, PENA MÍNIMA SERÁ AHORA DE 20 AÑOS DE PRISIÓN

Buscar este blog

¿CUÁNTOS GOLPES DE ESTADO TUVO EL PERÚ?

Juan Velasco Alvarado

La historia de la democracia en el Perú ha sido bastante accidentada por golpes de Estado y gobiernos autoritarios que se han hecho del poder en repetidas ocasiones. La más reciente fue el autogolpe de Alberto Fujimori ocurrido el 5 de abril de 1992.

Hoy, presentamos una recopilación de todas las ocasiones que en nuestro país se atentó, mediante golpes de estado, la forma democrática de gobierno.

Los primeros años de la República (1821-1845)

Los primeros años de la república se caracterizaron por una lucha constante entre los distintos movimientos y sectores de la sociedad que buscaban obtener el poder. Haciendo un recuento entre 1821 a 1845, hubo 53 gobiernos y 6 Constituciones. 

El golpe militar de los hermanos Gutierrez (1872)

En 1872, durante el gobierno de José Balta, el Perú había elegido como su sucesor a Manuel Prado. Pero, a una semana de que este asuma el cargo el 28 de julio, los hermanos Julio, Silvestre, Marceliano y Marcelino Gutierrez realizan un golpe militar que incluyó el asesinato de Balta. Sin embargo, la rebelión de los hermanos fue repudiada por el pueblo peruano y finalizó con la muerte de tres de los hermanos, quienes resultaron colgados en las torres de la catedral de Lima.

Las rebeliones de Cáceres y Piérola

El general Andrés Avelino Cáceres tiene en su historial varias rebeliones e insurrecciones, entre las que destacan su lucha contra Manuel Ignacio Vivanco y Juan Antonio Pezet, o el apoyo a Ramón Castilla. En 1884, luego de la guerra con Chile, Cáceres lideró la lucha contra el gobierno de Iglesias que desencadenó su renuncia. Asumiría luego el poder de 1886 a 1890. Su sucesor sería su vicepresidente Remigio Moráles Bermúdez, quien enfermó gravemente al final de su mandato. Aprovechando la influencia que aún mantenía en el gobierno, Cáceres sería el ganador de las elecciones de 1894, la cual fue rechazada por gran parte de la población y generó una nueva guerra civil liderada por Nicolás de Piérola, quien asume el poder en 1895 tras la renuncia de Cáceres.
 
Sánchez Cerro y el Oncenio de Leguía

Augusto B. Leguía inició su gobierno en 1929, el cual se caracterizó por una tendencia autoritaria. Luego de aprobar una Constitución que no contemplaba la reelección inmediata, modificó rápidamente este artículo para perpetrarse en el poder por 11 años. Producto de la crisis económica por la Primera Guerra Mundial, se alza el comandante Luis Miguel Sánchez Cerro en 1930, quien luego llamaría a elecciones y sería elegido como siguiente presidente, aunque sería asesinado en 1933.

El Golpe de Odría (1948)

En 1948, el general Manuel Odría dirigió un golpe de Estado contra el presidente José Luis Bustamante y Rivero, inaugurando un periodo conocido como el Ochenio. Este se inició con una Junta Militar de Gobierno, la cual llamó a elecciones en la que Odría sería el único candidato, pues mandó a la cárcel al general Ernesto Montagne, quien era el otro contendiente. Odría permanecería en el poder hasta 1956, cuando Prado Ugarteche asume el poder tras ganar las elecciones generales.

La dictadura militar de Velasco Alvarado (1968)

En 1963, Fernando Belaúnde Terry asume el poder en medio de un clima de inestabilidad y profunda crisis económica. Esto se acrecentó con el escándalo por la pérdida de la página 11 del acuerdo firmado con la International Petroleum Company, donde se afirma estaba estipulado el monto de indemnización que el Estado le pagaría a esa empresa. Aprovechando este escenario, el 3 de octubre de 1968 se produce el golpe de Estado que depone a Belaúnde. Es el inicio de la última dictadura militar que ha padecido el país, inicialmente bajo el liderazgo de Juan Velasco Alvarado.

El golpe de Morales Bermúdez (1975)

Luego que Velasco efectuara diversas medidas autoritarias que acentuaron la crisis económica (como la nacionalización de los recursos, la reforma agraria y la expropiación de las empresas, bancos y medios de comunicación), el general Francisco Morales Bermúdez realiza el 29 de agosto de 1975 un incruento golpe de Estado, luego del cual logró permanecer cinco años en el poder. Durante ese tiempo se continuó con la confiscación de los medios y el encarcelamiento y deportación de críticos al gobierno. Se empiezan a engendrar los grupos armados de izquierda que sembrarían el caos y muerte en el país en los siguientes años.

El autogolpe de Alberto Fujimori (1992)

Cerramos el listado con uno de los hechos más recordados de nuestra historia reciente. Alberto Fujimori fue electo en 1990 en medio de un escenario de hiperinflación y violencia terrorista. En sus primeros meses en el poder, surgieron escándalos por acusaciones de corrupción y su implicación en la matanza de Barrios Altos (1991). En ese contexto, el 5 de abril de 1992, Fujimori lanza un mensaje por televisión donde indica que “disolvera” el Congreso, argumentando que la oposición no le permitía tomar las medidas que considera necesarias. La medida incluía, además del cierre del Congreso, la intervención del Poder Judicial, los medios de comunicación y el secuestro de líderes políticos.

El 13 de noviembre de 1992, el general de división EP Jaime Salinas Sedó lideró, junto con un grupo de militares del Ejército del Perú, un intento por restablecer el orden democrático, quebrado después del "autogolpe". Cuando los militares se alzaron contra Fujimori, este buscó rápidamente refugio en la embajada del Japón y denunció la medida como un intento de asesinato. La acción fue controlada y sus líderes encarcelados.

Ese mismo año, debido a presiones tanto internas como externas, Fujimori convocó a elecciones para un Congreso Constituyente Democrático que sancionaría, tras ser aprobada en referéndum, la Constitución de 1993.

Luego de una segunda reelección en el 2000, el gobierno de Fujimori afrontaba escándalos de corrupción y violación de los derechos humanos, desencadenando en su renuncia por fax desde el extranjero. Valentín Paniagua asumió la presidencia y llamó a nuevas elecciones en el año 2001.